Lo peor no es mezclar

29/5/08

Revolviendo entre cosas que tengo amontonadas (muchas veces guardo diseños solamente porque me gustan, aunque este comentario parezca más bien orientado a alejar toda sospecha de alcoholismo que se pueda cernir sobre mí que a definirme como un refinado coleccionista), me encontré esta caja de whisky Dickel Nº12.
Quisiera mostrar algunos detalles de esta cajita, que me parece bárbara. Fíjense la elegancia y la economía de recursos tecnológicos y a la vez riqueza de la propuesta. Dos tintas (negro mate + rojo, sólo para la firma de George Dickel) y gofrado para el sello a la cabeza y detalles de la caja. La superficie total está trabajada con apenas una textura de gastado generada con la misma tinta dominante, excepto en las aristas, recorridas por un marco orlado en negro. El resultado es de gran apariencia.
Y veamos el trabajo tipográfico, ya podemos olvidarnos de aquello que muchos toman como una norma: "nunca mezclar diferentes familias tipográficas".
Arrojar bien lejos este concepto: la combinación de fuentes, siempre que se haga criteriosamente, potenciando conceptos de uno y otro rasgo tipográfico, genera valor superior y brinda elegancia al diseño.
Por último, perdonen lo maltratado de la cajita.
Es que me caí arriba.