El sol de mayo

23/5/08

Bueno... se viene el 25 de mayo.
Fecha de homenajes, discursos y semblanzas, chocolate en taza y uniformes de cartulina azul. Y a lo mejor, alguna reflexión.

Y como somos un estudio de diseño especializado en editorial, y porque queremos los libros, voy a proponer para este post unas palabras de quien escribió aquello de "un tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada", y pensó a nuestro oficio dentro de Los justos.

Mentar a Borges será casi entrar en un lugar común, pero qué más es eso si no la patria.

Vayan entonces, para todos nosotros, desde un blog de tipógrafos, ilustradores y diseñadores, estos versos, para que arda en nuestros corazones el incesante fuego misterioso.


Oda escrita en 1966
Nadie es la patria. Ni siquiera el jinete
Que, alto en el alba de una plaza desierta,
Rige un corcel de bronce por el tiempo,
Ni los otros que miran desde el mármol,
Ni los que prodigaron su bélica ceniza
Por los campos de América
O dejaron un verso o una hazaña
O la memoria de una vida cabal
En el justo ejercicio de los días.
Nadie es la patria. Ni siquiera los símbolos.
Nadie es la patria. Ni siquiera el tiempo
Cargado de batallas, de espadas y de éxodos
Y de la lenta población de regiones
Que lindan con la a
urora y el ocaso,
Y de rostros que van envejeciendo
En los espejos que se empañan
Y de sufridas agonías anónimas
Que duran hasta el alba
Y de la telaraña de la lluvia
Sobre negros jardines.

La patria, amigos, es un acto perpetuo
Como el perpetuo mundo. (Si el Eterno
Espectador dejara de soñarnos
Un solo instante, nos fulminaría,
Blanco y brusco relámpago, Su olvido.)
Nadie es la patria, pero todos debemos
Ser dignos del an
tiguo juramento
Que prestaron aquellos caballeros
De ser lo que ignoraba
n, argentinos,
De ser lo que serían por el hecho
De haber jurado en esa vieja casa.
Somos el porvenir de esos varones,
La justificación de aquellos muertos;
Nuestro deber es la gloriosa carga
Que a nuestra sombra legan esas sombras
Que debemos salvar.

Nadie es la patria, pero todos lo somos.
Arda en mi pecho y en el vuestro, incesante,
Ese límpido fuego misterioso.
Jorge L. Borges
De paso y ya que estamos:
Para los amantes de la identidad corporativa, y en contraste a tanta pedorra marca país, las normas del Sol de Mayo:
"el sol figurado de la moneda de ocho escudos y de la de plata de ocho reales que se encuentra grabado en la primera moneda argentina por ley de la Soberana Asamblea General Constituyente del 13 de abril de 1813 con los 32 rayos flamígeros y rectos colocados alternativamente en la misma posición que se observa en esas monedas. El color del sol será el amarillo del oro".
Y además, también subimos un afiche que hicimos hace algunos años para conmemorar nuestros primeros 10 años, que resolvimos en aquel momento con motivos patrios en torno a la idea de Diseño del Sud.
Que lo pasemos bien el 25.