No hay Futura

18/9/09

A mí la Verdana me hace doler la cabeza, pero es cierto que la futura minúscula se complica para leer textos de un largo superior al de un copete. Las fuentes pc empiezan a invadir nuestra vida real.
Les pego esta nota de Ramón Cano publicada hoy en El País.


Ikea inicia la gran guerra tipográfica

Después de 50 años, la marca sueca sustituye en su catálogo una fuente offline (la Futura) por otraonline (la Verdana) y desata un encendido debate en el mundo del diseño. ¿Otra batalla que gana Internet?

Abrir el buzón y encontrarse con el catálogo de Ikea a la vuelta de vacaciones comienza a ser una tradición de los modernos tiempos globales. No en vano, ocupa la tercera posición de publicaciones impresas: más de 118 millones de ejemplares, editada en 23 idiomas y distribuida en todo el planeta. Como en cualquier otra importante tradición, una alteración provoca grandes controversias. Y la edición 2010 presenta un cambio tipográfico sin precedentes. La sustitución de la fuente Futura, que llevaban usando 50 años, por la Verdana. La primera fue creada en 1927 por Paul Renner bajo la influencia de la Bauhaus. Esta fuente siempre acompañó a la modernidad, e incluso a la posmodernidad. “No es una tipografía cualquiera”, opina Manuel Estrada, diseñador gráfico y presidente de la Asociación de Diseñadores de Madrid (DIMAD), “la Futura es una de las primeras tipografías de palo seco. Su vocación racionalizadora, utilizando las formas geométricas puras, tiene una raíz casi ideológica y desafiante”. La historia de la Verdana es mucho más fría. Es un producto de marketing, el equivalente a un producto discográfico enlatado. Fue diseñada en 1996 por Matthew Carter como encargo de Microsoft para facilitar la lectura en pantallas de ordenador, sobre todo en la letra pequeña. De hecho, es la fuente que viene por defecto en casi todos los sistemas operativos.

Más allá de cuestiones estéticas o de legibilidad, lo realmente preocupante para muchos es la consecuencia de unificar la tipografía a favor de una fuente online. ¿Querrá decir eso que a partir de ahora dejaremos de recibir religiosamente en nuestro buzón el catálogo de Ikea? Una pequeña charla con Cristina Humet, directora de comunicación corporativa de Ikea Iberica, resulta tranquilizadora: las dos versiones, digital e impresa, seguirán conviviendo. Y ambas, en Verdana. “No se trata de que Ikea vaya a dar prioridad a los soportes digitales. Se trata de buscar un equilibrio en todo tipo de soportes, offline y online. Es un tipo de letra coherente con los principios de la marca: es estándar, universal y accesible para todos”, explica Humet, quien manifiesta estar satisfecha al comprobar el gran seguimiento que tiene todo lo que hace su empresa. Concluye confirmando que, a pesar de apostar por una tipografía online, Ikea no apuesta de momento por la venta a través de Internet: “Creemos que la tienda física es muy importante para el cliente, porque le aporta inspiración. Aunque estamos haciendo tests de venta online en algunos países y con determinados productos, pero es un proyecto que por ahora no se aplicará en España”.Al recibir el nuevo catálogo de Ikea, la comunidad internacional de diseñadores gráficos no daba crédito de la osadía —“aberración” para muchos— de aplicar sobre papel una tipografía diseñada para pantalla. Los más ingenuos pensaron que se trataba de un error: alguien cargaría mal las fuentes al imprimir. Pero no, el cambio de la Futura a la Verdana se realizó con toda intención.

Esta decisión ha hecho correr ríos de tinta y caracteres tipográficos en prestigiosos periódicos como The New York Times y en importantes foros online especializados en diseño gráfico como Idsgn o Typophile, manifestando su desaprobación, paradójicamente, a través de la Verdana. Incluso se ha abierto un grupo en Facebook (tiene más de 500 miembros) con el lema Stop Ikea going Verdana. Casi todo el gremio está en contra: no se debería imprimir, argumentan, una fuente que ha sido diseñada para leer en pantalla. Aunque también hay profesionales que reconocen aspectos positivos de esta tipografía. Sergio del Puerto, director creativo de Serial Cut, es uno de ellos: “Me duele decirlo, pero la Verdana es más legible. La Futura nunca me gustó para cuerpo de texto, sobre todo porque tiene la a minúscula redondeada y puedes confundirla con una o, así que, en mi caso, sólo la uso para titulares. Sin embargo, usar la Verdana para titulares me parece que no tiene sentido; yo sólo la he usado online a 11 puntos de tamaño, no más. Pero lo cierto es que una tiene más personalidad que otra: la Verdana es más anodina”. Además, el diseñador no cree que haya necesidad de unificar la tipografía de un soporte online con la de un soporte impreso “porque cada soporte tiene un lenguaje propio y unas necesidades”.

Lo cierto es que parece que sí hay letras que son más democráticas y comerciales que otras. En este caso, la Verdana gana. Quizá algún día, aparte de vender más, también llegue a ser moderna gracias a Ikea.