Por eso brindamos

24/12/08

Se vino la Navidad.
Parecía que no, pero llegó. Aunque no pudimos contar con la presencia de David, nuestro colaborador de lujo en Madrid, no faltará ocasión de repetir el encuentro entre anécdotas y dibujos. Por lo pronto, comilona en el estudio en Buenos Aires, buenos deseos y copas en alto. Eso. Para los hermanos, amigos y clientes a uno y otro lado del Atlántico, Paz, Prosperidad y Felicidades. Que se vaya el 2008 y venga ya el 2009, promisorio e intrigante. Salud.